PENSANDO COMO SI PENSARA

Lo que nuestros ojos no ven


El día comienza muy temprano, desde las horas de la madrugada hay que prepararse para salir antes que el tráfico nos alcance y prevenir que, si el clima fue algo antojadizo entonces; todos los caminos que tocarán recorrer en esa semana estarán algo caprichosos. Si no ha llovido, la calle estará con mucha tierra suelta, si ha llovido con otros obstáculos en el camino. 
6:30 de la mañana y nuestra carrera ha comenzado desde muy temprano en cada semana que nos adentramos a esas Honduras. Algunas veces pareciera que tierras así existieron solamente en la imaginación de García Márquez y su Macondo, pero en mi Honduras, en la medida en que nos adentramos a sus profundas montañas cerros y caminos, veo que Macondo pareciera que nació aquí o que simplemente es un común en todas nuestras tierras. 
Las horas en esos lugares van lento, lento como muchas veces nos toca avanzar, donde no ha pasado máquina alguna para abrir paso y poner pavimento. Caminos que han sido labrados a mano limpia, a sudor puro a esfuerzo de hombres y mujeres en los que la ciudad es solamente un reflejo lejano que acomoda el sol cuando sueñan despiertos. 
Tener la experiencia de recorrer mi tierra es un regalo inigualable y posiblemente usted ha visto los hermosos paisajes de cielos tierras árboles y demás que acostumbro a poner en mi red. Pero detrás de eso hay otras historias, hay otros paisajes, dolores profundos y carencias inimaginables, algunos de ellos me provocan un nudo en la garganta que explota con una breve brisa en mi mirada y luego se transforma en una rabia en los ojos hacia aquellos que padecemos de tanta ignorancia ceguera y apatía.
Otros me enternecen y hacen que me sienta agradecida de la experiencia vivida, otras ocasiones logran ubicarme; me bajan de cualquier pedestal al que mi caprichoso "yo" haya decidido subirse y hacen ver lo que soy.
Somos polvo del polvo, somos una creación del Divino destinada a amarnos y compadecernos del dolor de otro, y también a llevar una milla extra con el otro, pero nuestro interior está lleno de fantasmas y demonios que muchas veces atragantan al amor, como el nudo que se queda en mi garganta cuando veo esas tierras tristes, desoladas, quemadas y agotadas por la mano egoísta del ser humano, cuando las necesidades se cuentan a montón y somos tan pocos para tantas carencias que viven los que también son de ésta tierra, y así... así podría escribir infinidad de cosas sobre cada viaje que tengo. 

Pero hoy hablaré de algo que me toca desde las entrañas, me hace sentir conmovida y hasta inútil por no poder dar y ayudar más, sintiendo que debo y puedo hacer más, pero uno gaviota no hace verano.
Entre esos caminos siempre hay imágenes conmovedoras, me encontré dos; no logré que fueran imágenes muy claras pues llegan inesperadamente, pero logran el cometido. Las distancias ahí son enormes, calles malas sin transporte. La mayoría anda a pie no en carro, no en bus, recorren horas y horas para llegar a la comunidad más cercana y de mayor comercio, a veces a punta de "jalón" como se dice. De hecho, a una de las comunidades llega un bus solamente dos veces por semana y tarda más de dos horas su trayecto pues recorre caminos elevados con piedras y abismos. 
Las escuelas, las pocas que hay, están a largas distancias. Vi en pareja, siempre de dos en dos, unos niños caminar temprano hasta su escuela. No sé, ni puedo imaginar que llevan cargando en sus mentes y mucho menos cuáles son sus sueños y aspiraciones en una tierra tan limitada como la que sus ojos ven, pero el sólo hecho de que caminan casi de 30 a 40 minutos —o más quizás— hasta su lugar de enseñanza... eso me parte desde adentro, yo camino en la comodidad y seguridad de mi calle, con tenis especiales para eso, corriendo por la mañana unos cuantos minutos para estar en forma... ellos caminan por una vida que les de oportunidades, por donde pueden como puedan y con lo que tienen, con sus miradas que se pierden cuando un carro pasa y deben detenerse pues son caminos estrechos, para llegar a unas cuantas horas de enseñanza. Y entonces pienso como si pensara; con todas las comodidades posibles algunos se niegan al conocimiento, a adquirir el saber, renegamos por cosas tan insignificantes, otros nos enredamos en cosas tan vanas y superfluas, discutimos por absurdos. Sé que nuestra educación es obsoleta, condicionada, fraccionada y primitiva, tiene mucho aún por crecer, que está sometida a politiqueros con almas de demonios, que cargan en sus ojos la ambición que les quema las entrañas y que juegan con la vida de muchas de estás personas, pero al menos algunos tenemos y tuvimos acceso a ella. 
Muchos tienen la oportunidad de que a sus puertas van a traerlos o tienen carro para transportarse y llegar a centros de enseñanza con aire, cómodos, seguros. Allí, en esos lugares alejados y atrapados entre mis bellas montañas, mis cielos hermosos que algunas veces logran captar mis fotos; el calor es terrible e insoportable y la ignorancia también, que es una mayor pobreza. 

En la ciudad, en medio de tanto desarrollo también crece la ignorancia y muchos "peros" ponemos para tantas cosas, cuántos obstáculos miramos alrededor de nuestras propias vidas. En algunos casos sí, quizás sea válido, cada uno de nosotros tiene sus carencias, limitantes y problemáticas, pero otros, otros tienen escenarios con mayor dificultad. 

En la comodidad de mi apartamento escribo; escribo esta reseña, mientras tanto a muchos kilómetros de aquí, en un lugar que pareciera reflejo de algún Macondo, muchos niños recorren caminos llenos de polvo, de soledad y estómagos vacíos, con el sol de compañero pegando en sus frentes y sus espaldas, con la ignorancia y la maldad de muchos que recorren esos caminos cargando sus demonios en las manos y en el alma, niños expuestos no sólo a las distancias a los caminos peligrosos, expuestos a nuestra ignorancia e indiferencia, todo para poder llegar al lugar donde supuestamente se les abrirán los ojos al conocimiento y a un mundo lleno de posibilidades. Con todas y sus carencias ellos van hacia el lugar del saber, hacia la escuela que también vive con dificultades, arañando... caminan hacia la oportunidad de conocer y que eso un día les haga libres.... seguramente cada país vive escenarios como estos o peores, pero hoy es mí país.
ellos... ellos son héroes, ellos son personajes dignos de admirar... hoy me quedo con estás imágenes revolviendo mi conciencia, sintiéndome tan inútil y deseando poder hacer más, mucho más.... por ésta que es mi Honduras.

IO




Μνήμη

(En griego; memoria)

Una casa con memoria

Robert Schumann decía que; "Iluminar las profundidades del corazón humano es la misión del artista" y cuando esa iluminación se encuentra en una "casa con memoria" esto se vuelve genial! sí, genial es la palabra para la experiencia de aprender, divertirte, ser confrontado y como en una ocasión lo dijera el director de ésta casa al referirse al arte; "(...) que cuestiona, concientiza y transforma".

Así es el arte que se presenta en "Casa del Teatro Memorias" además de la experiencia de reír hasta que te duelan los músculos, también se te da la oportunidad de salir de este sistema en el que se nos pretende controlar con una vida sometida al consumismo y a la basura que nos llega día con día para encerrarnos el cerebro y las emociones.

El arte debe y tiene la obligación de movernos no sólo el alma, también la conciencia, despertarnos, sacudirnos, estremecernos y una de las manifestaciones que nos lleva a toda la sublimación de emociones es precisamente el teatro. 
Si usted pensaba que solamente la programación alienante de los televisores llevando a delincuentes a ser protagonistas de series como si eso fuera algo que hay que elevar a la pantalla grande o chica, es lo único de diversión que existe, lamento con mucha satisfacción decirle que se está perdiendo de lo mejor.

Casa Teatro Memorias se inició en el 2013 y en ella se reúnen no solamente la capacidad teatral de artistas que son más que geniales, que logran que el espectador se identifique con ellos y hasta nos dé por meternos en su piel, también es la contribución talentosa de un director con vasta experiencia y trayectoria que lo respalda; director escénico graduado en la Academia de Arte de las Musas de la República Checa, en Colombia co-fundador de la Escuela de Arte Dramático de la Casa del Teatro Nacional y en nuestro país director de la Escuela Nacional de Arte Dramático. A esto, le agregamos el trabajo de luces, escenografía que forma parte también de la labor de un grupo de profesionales talentosos y apasionados por lo que hacen y aman.


Y si usted cree que no va a entender lo que ahí le presenten creyendo que es de ese arte del cual se sale con el ceño fruncido y pensando...bueno ¿qué es esto? se equivoca, es un teatro para todos.

En lo personal, más que satisfecha, la obra de anoche fue una grandiosidad que nos muestra detrás de toda la risa verdades de nuestra sociedad, pues el arte también enseña, educa, transforma y forma. 
La próxima obra a presentar será otra genialidad, ya la vi; "Tengamos el sexo en paz" un monólogo impresionante, pero será un enorme placer volver a sentarme en la butaca para disfrutar de un buen arte. 
Se dice que el gran poeta, dramaturgo, ensayista, novelista, director escénico y actor Antonin Artaud dijo que; "El teatro debe darnos todo cuanto pueda encontrarse en el amor, en el crimen, en la guerra o en la locura si quiere recobrar su necesidad", y el teatro que usted encontrará en Casa del Teatro Memoria tiene eso y mucho más.

La invitación ésta hecha, es solamente que usted quiera pasar un momento distinto, dejar atrás los mediocres circos politiqueros y toda la basura que pueda encontrar en la monotonía de una noche frente al televisor, llegarse al centro, volver a caminar por esas calles hermosas de nuestro centro de la capital y luego introducirse a un mundo genial, a un mundo de "Μνήμη" memorias.

Gracias Tito Ochoa y todo su equipo por esas horas de genialidad, al igual que a todos aquellos directores de teatro y actores que tenemos en nuestro país, gracias por mantenernos vivos!

IO