septiembre 04, 2016


En una ciudad fantasma
yacen marionetas cantando una canción.

Mundo de marionetas
IO

#Mundodemarionetas #IngridOPoeta #Libros #Literatura #Marionetas #Mundo


marzo 09, 2016

TAN SÓLO...

Si se abriera un camino entre el mar
si las anclas lograran cortar en dos las tormentas
si los puertos volaran hasta donde nos estacionan los fuegos
si los caminos no quebrasen los sueños, ni las piedras
nos saltaran salpicando los tiempos,

si tan sólo tus ojos no fueran una borrosa huella
distante, perdida
y mi vida no fuera un pábilo humeante que abate el viento
si acaso este parpadeo tuviera alas y despegara en vuelo
hasta desprenderse toda la melancolía de los tiempos

si tan sólo fuera un pájaro que se pierde en el vuelo...




#‎IngridOPoeta‬ ‪#‎Frases‬ ‪#‎Versos‬ ‪#‎Poemas‬ ‪#‎FrasesIngridOPoeta‬

marzo 07, 2016












El adiós cuando no da la cara
sabe a crimen
huele a traición,
el adiós se da de frente sin cobardías,
viendo a los ojos, dejando desatar las lágrimas
y que las palabras puedan explicar la razón
de su despedida

el adiós no debe llegar silencioso
como un fantasma a cortar la esperanza sin explicación
pues se vuelve un crimen con alevosía y ventaja
un crimen de leso amor
a pura traición

no decir adiós es apuñalar por la espalda
y dejar en el olvido al cuerpo herido
que se desangra en preguntas sin compasión,
es traicionar las miradas pasadas, las caricias entregadas
y golpear con látigo hasta desgarrar en tirones la piel
de aquello que un día se amó,
no dar la cara para decir adiós es una cobardía
que se resume en una descarada y vil actuación

y es que los adioses, son necesarios
para no quedarse atado a los recuerdos
para no balancearse entre el olvido y el engaño
de lo que se ha querido,
el adiós es indispensable
para romper los lazos
quitar los acentos
borrar los puntos suspensivos de tantos suspiros solitarios
sirve para fracturar aquellos poemas
que se escribieron en el alma
y se dibujaron centímetro a centímetro en la piel
de quien se amaba
sirven para estar en el entendido
que toca avanzar el camino en solitario
y no quedarse suspendido en la espera de un motivo

el adiós jamás se le niega al respiro que compartió tu lecho
y desató las amarras de tu cuerpo
por eso,
el adiós que no se da de frente
siempre será cobardía y vergüenza de tu silencio
y el reclamo pendiente entre mis versos,
que con el tiempo… se volverá mi victoria
y el filo de la espada que cortará tu recuerdo
para siempre

el adiós jamás se niega
cuando dos han tocado juntos el cielo
y logran regresar vivos a la tierra.


... tu adiós jamás llegó.

IO

diciembre 29, 2015

DE POEMAS Y TODO


2015 ATRÁS

El último del 2015

De amores y magia


Yo ardía como la zarza aquella que de prodigios colmo al profeta, 
ardía en tus brazos risueña deseando creer cada palpitar 
que de tu voz saltaba, 
deje quemar los miedos y los fantasmas 
que me habían acompañado por muchas lunas 
para luego quedar en la nada, 
absorta de nuevo en cilicio y ceniza

Yo abría el mar en tu cuerpo, 
lo partía en dos para surcar milímetro a milímetro tu piel de enebro, beber de tus cuencas 
dejar en él un sello de eternidad y verdad, 
pero aún de los milagros de amor se reniega 
y se regresa al desierto por cuarenta lunas más

Yo te cantaba con el instrumento más preciado 
que ha dado la existencia
palabras
esas que en mi mano tejía y que del alma nacían 
como un bebé nuevo que llega a alegrar los días, 
te construía escalones puentes y caminos 
para que en ellos anduvieras, 
pero en tu corazón de hierro renegabas de mis versos 
y mis palabras se quebraban al son del viento 
borrando toda intención, 
fueron entonces volviéndose espadas 
que dispuestas amanecen para cortar cualquier cabeza 
de adulador
Y es que hay secretos y milagros que no se abren 
para todos los ojos y pensamientos, 
jamás entendiste la profundidad y la anchura de mi existencia, 
del yo mujer
del yo poesía
del yo amor
mucho menos de la belleza de arder 
y permanecer en las palabras eternas de algún prestidigitador
tu labor era la practicidad de los planetas 
y la cordialidad fingida de los tiempos, 
la dureza del granito a destiempo 
la contradicción de la voz y los hechos
y aunque tres décadas saltaron de los ojos 
tus parpadeos fueron siempre en dirección contraria 
a los sueños completos

Hoy 
como capullo me encierro en mis palabras 
esas que tienen para mí la eternidad y verdad en sus acentos, 
cierro la puerta a las quimeras
apago la zarza 
dejo al mar quieto
borro las huellas que llegan con el alba, 
y me dispongo a golpear la roca 
para que de ella brote el suspiro 
que te lleve de nuevo al olvido de otras tres décadas

Y es que yo deseaba ser la zarza 
el mar 
la palabra 
y la roca 
donde descansara tu alma, 
pero fui solamente un camino 
para recordar tu infancia.

IO
‪#‎IngridOPoeta‬ ‪#‎Poesía‬ ‪#‎Poemas‬ ‪#‎amor‬ ‪#‎tiempo‬ ‪#‎palabras‬





LOS DÍAS CUENTAN. ES DOMINGO

Nunca…
puedo decir que nunca tuve un amor verdadero. Un amor de esos que no se parten a la mitad ni se dan a medias o en pequeñas porciones como cuotas cada mes, nunca tuve de esos amores que se vuelven adivinos pues conocen cada línea de tu cara, cada gesto cuando hablas, comes, lloras, ríes o estás a punto de estallar, que se saben el tono de tu voz y lo llevan grabado entre sus sentidos para alimentar cada uno de sus respiros, de esos que se vuelven curanderos pues saben cómo aliviar tus días grises, calmar el llanto, la melancolía y poner ungüento a cualquiera de las heridas, nunca tuve un amor de cuento, sí, de esos que son tan valientes que cabalgan por ti días enteros y se juegan la vida por tu sonrisa por tu mirada o por el amor que puedas darles en un beso, en una entrega desde el alma. Y es que nunca tuve un verdadero amor. Un amor que por las noches quisiera asegurarse que no eres un sueño y se despierte para comprobar que aquello que tanto anhelaba está a su lado viviendo, y entonces decida en un desvelo quedarse embriagado contemplando tu sueño, de esos que te abraza deseando y temiendo que nunca te le vayas, pues podrá seguir viviendo pero no quiere hacerlo sin tu presencia a su lado, no. Nunca tuve de esos amores científicos que investigue la razón de esa veta de tristeza en la mirada y luego haga una fórmula para borrarla, que observe cada línea que toma tu cuerpo cuando pasas, porque vive extasiado con la forma que deja tu sombra sobre la cama, que se estremeciera hasta las entrañas al rozarme y decidiera que ese placer fuera eterno, nunca tuve un amor persistente de esos que no aceptan devoluciones ni renuncias, ni mitades, que suelen ser tan valientes que argumentan y luchan pues te conviertes en lo que toda su vida han esperado, no dan tregua y están dispuestos a ganar la voluntad y el derecho de amarte entera, nunca tuve un amor a la antigua, de esos que dedican canciones, que te sorprenden con flores y saben bien cuál es la de tu preferencia, que gritan a los cuatro vientos sin miedos y sin penas sus razones para hacerte parte de ese invento llamado amor, que sin razón y sin medida buscan en el mercado de los recuerdos frases, un gesto para sorprenderte cada día, que contemplan la luna y las estrellas a tu lado conscientes que no pueden prometerte bajarlas a tu cuarto. Nunca tuve un amor de esos, de esos que se aprendiera cada una de mis curvas de mis arrugas, de mis tristezas y miradas perdidas en los recuerdos y aun así te amara con todo eso, que guardara en su memoria uno a uno mis gestos al amarle, al sonreírle y al hablarle pues consideraba que eran tesoros que alimentaban su paso por esta tierra, que quisiera detener el tiempo tan sólo para recordar aquel instante en que sus ojos me descubrieron y él se sintió completo.
Es una pena, pero nunca tuve un amor amigo que se diera incondicional y a todas horas, amante y compinche verdadero, dispuesto a no restarme nada, solamente a abonar en mis criterios, que día a día despertara arando la tierra para sembrar caricias, versos palabras y canciones que hicieran florecer todas las razones para que te quedaras por siempre en su campo de amor, que a tu lado y sin dejar de ser, creciera y construyera puentes caminos y escalara abismos para ir a tu lado, juntos en ese caminar, no.
Creo que nunca tuve en mi plan de vida una cláusula donde existiera el amor verdadero, ese amor que no sintiera miedo ante mis argumentos mi pensamiento, mis ideas y libertades, que me descubriera sin palabras usando sólo el alma y los sentidos, que amara de mi hasta esos malos ratos de silencios y soledades, que decidiera quedarse abrazando cada una de mis dudas, miedos penas y tempestades, que conjurara hasta mis días de renuncia sin vacilar, que no saliera corriendo al primer huracán, no, nunca tuve un amor que por bandera cargara la honestidad y que como el agua fresca que corre por el río fuera trasparente y estuviera lleno de verdad, que no cargara en su morral ataduras, linajes pasados, contratos aparcados en el hastío ni facturas por pagar, tampoco fantasmas que evitarán poder amarle en total libertad, que echara raíces y floreciera en verano en invierno y a la distancia de cualquier falsedad.
Si hago un recuento de mis años nunca tuve un amor verdadero a quien amar en total libertad, y que supiera lo que es amarme y quedarse valientemente hasta el final.

…sólo tuve en mi camino fragmentos y destellos, el amor por eso dicen que es sólo el reflejo de aquello que uno cree que puede dar al verse revelado en algún espejo.




NUESTRO


Este amor por ti es callado, silencioso
no se propaga como mercancía en las ventanas de la feria de la vida,
solamente llega entre conversaciones y sonrisas
tuyas y mías
nuestro amor es profundo y no anda por las orillas, se da de frente
sin antifaz y sin culpar a las heridas, a las carencias, al tiempo
o al destiempo o las caídas pasadas de la vida
sólo vive y sigue viviendo
es libre dentro de esta cárcel de la existencia, es fuego y viento
tormenta y mar en calma, es flor y espina
nuestro amor es lugar de reposo después de una jornada a  distancia
y varias noches sin quemar incienso
es calma y prisa cuando se trata de bebernos la vida con besos,
es bosque en llamas cuando las miradas se encuentran y las ropas
caen contentas al suelo
es el campo de dos compinches que se juegan la vida al tocarse el alma,
es la cama igualitaria donde las pieles danzan con la misma canción desenfrenada
con la misma fuerza, sin pudores ni falsas posturas
y dispuestos solamente a encender más la llama
es un andar hombro a hombro, día a día con la verdad a cuestas
y la mirada limpia
es la mesa partidaria donde vamos juntos por el mismo objetivo,
amarnos hasta que se nos vaya la vida, nos quedemos vacíos
o en una protesta unánime decidamos
que ya es tiempo de alzar vuelo sin desvaríos

no necesita ser fotografiado para salir en las páginas del desenfreno
y garantizar que existe como si fuera un producto en oferta
en el estante de los arquetipos,
es sólo nuestro y eso basta
no necesita cadenas para estar atado, es libre
y volamos por el cielo sujetados sólo de nuestras ganas
y de los besos que se quedan a la mitad
no es tuyo, ni es mío
es nuestro
y de nadie más

nuestro amor es amigo y compañero, sabe ser pasión,
no necesita de promesas o compromisos
que garanticen su existencia, tampoco es un depósito a plazo
que garantice felicidad
no necesita cerrojos o armaduras
el amor no es un circo, ni un negocio para ahorrar

tu amor por mí es seguro como árbol plantado que mueve el viento
pero no flaquea, sigue intacto
es abrigo que compensa a las noches de espanto
es guarida, es regazo, es libertad y demencia
desenfreno y encanto, sabiduría y verdad
nuestro amor no alardea, basta con saberse existente entre los labios
y pronunciado cada vez que nuestras bocas se besan
se desborda cuando nos abrigamos cuerpo a cuerpo en cada encuentro
y después de cada espera

este amor por mí y este amor por ti es independiente,
independiente de mis fiebres y delirios,
de tus prisas y convenios
de mis carencias y fantasmas,
de tus límites y destierros
independiente del mundo que no mira
y de la sordera de los que gritan
de la moral de los mojigatos y la libertad de los lunáticos

independiente del tiempo y el destiempo
del sobre tiempo y de la falta de tiempo
independiente de la ley de gravedad, de la física
o la química, o del mundo racional

nuestro amor es vos y yo
es nuestro.




A TI


Para llegar a ti
tuve que rodar por algunos abismos fríos
inundarme el alma con algunas tormentas
dejar pequeños desgarros de piel al borde del camino
acumular besos hastiados en el zurrón de la memoria
iniciarme en el club del silencio y el hastío
hasta llegar a ti
amor mío

para dar contigo
antes pase por la desidia de algunas bocas
transite los miedos con la soledad a cuestas
dejé algunos pedazos del alma al borde del camino
empeñé mi arsenal de besos en labios fríos
el corazón perdió tantas veces sus alas
que tuve que reinventar su latido

para llegar a ti
antes bebí sorbo a sorbo el veneno del olvido
hubo que vaciar mis entrañas
del desamor y el vacío
perecer en el vuelo tantas veces
como pudo soportarlo el verso
todo
para finalmente dar contigo
amor mío.


PUEBLO FANTASMA

Cuentan que un pueblo muy lejano aparecen los fantasmas a las siete de la mañana todos los días, el cielo se torna verde de tanta lisonja y comienzan sus calles a vomitar cierta mezcla de asfalto con sabor a hipocresía, en ese pueblo dicen que se asesinan las verdades, explotan los sin sentidos se provocan guerras y rivalidades y se comete el delito de allanar a la poesía

los palacios de los reyes quedan resguardados por las falacias de algunas bocas de fuego compradas en la esquina y por los ojos cegados de los feligreses de una congregación de mojigatos que doblan las rodillas a la sequía de un pueblo que está quedando sin vida

cuentan que cuando llegan las tres de la tarde ya no queda ni un aliento sin vida, y los dragones saltan con sus tres cabezas a devorar los libros, los ojos y la mirada de alguno aún con vida, buscan excusas en cada esquina, le sonríen al dolor y a la injusticia le dan de comer a la mentira y logran confundir la noche con el día, mientras tanto la valentía se escondió un día bajo la pata de la cama de una burbuja de comodidad fría

capturaron a los virtuosos, a unos les pusieron cadenas en sus bocas que sangran cada vez que alguien los mira, a otros los vistieron de bufones y les regalaron un pase a la fama al teatro de caracolas para que canten las virtudes cada vez que la trompeta del rey lo pida, otros pocos se quedaron encerrados en su propia carcoma aleteando cada cuarenta días
ya no queda ni una alma cuerda en ese pueblo de asfixia, la confusión y el desorden se apoderaron desde que despierta hasta que muere el día,

dicen que algunas noches tenebrosas sólo se escucha a la hora sexta un murmullo, casi como un desgarro de una mujer a la que le han arrancado los ojos y unas almas que se aquejan acompañadas a lo lejos por unas pocas luces en protesta intermitentes como luciérnagas.



INÉDITOS V 
2015



¿Has visto cómo se desatan los ríos cuando les entra la sequía en el alma?
algunas veces sucede que también así se me desatan las palabras
entonces grito entre versos
los secretos que escondo bajo el ruedo de mi falda
esa que nunca llevo puesta
y algunas veces vive arrepentida tras la espalda,
bajo los párpados y me encierro
y las sábanas que en silencio me abrazan se confiesan diciendo
calla, enmudece con el tiempo
de los pies a la cabeza y sin arrepentimiento,
guardo silencio y la sequía me alcanza

¿has visto gemir al mar cuando en su gran inmensidad se queda sin la sal?
hay noches de lamento
cuando entre mis aguas la soledad se afianza
y me asegura que un día de estos
mi piel volverá a perderse entre los aires
volviéndose ceniza y sal,
entonces se me inundaran las palabras, se humedecerán las ilusiones
se ahogaran las alas
y la libélula hará un intento por volver a su escafandra

¿has visto como el viento se desparrama enloqueciendo entre las ramas?
hay días que mis sueños salen volando
gritando mil verdades creyéndose dos mil mentiras,
se pierden y no logro alcanzarlos
entonces el amor enloquece
se esconde y parece que también se pierde,
la ventana se queda desolada
muere la flor gris que nunca fue entregada
y las patas de la cama se refugian bajo las almohadas
que susurrando como chismosas viejas
cuentan que a ellas también algunas veces
se les deshilacha la vida

¿has visto al amor atado al margen de su sangre?
¿respirando de lejos y aun así seguir viviendo?
es una tortura con fuego añejo
no se logra sobrevivir entero siempre algo se queda en jirones
se te asfixia el respiro al primer intento de pronunciarlo
y te toca a pequeños sorbos de miel y veneno
tragarte los días de invierno
esos en los que te vuelves advenedizo y el alma lo entiende
a pesar del amor que ha sentido

tú no has visto cómo se deshoja un verso

cualquier día de estos cuando el arsenal quede vacío
hablaran los aires, gritará el mar
y se desbordaran todos los ríos
se secaran los maizales
de esa tierra que tejes con sueños imposibles
respirando a punta de espejismos paralelos
y yo volveré a mi soledad de siempre
sin el lado izquierdo de tu amor prestado

¿tú sabes cómo se muere un verso?

no lo leas entre líneas, enmudece por completo
deja de regarlo con tus días y enciérrale la sonrisa
niégale por completo el alimento y la promesa de cuidarlo
hasta que le sobren fuerzas y después de ellas,
entonces, lograras un sepulcro de poemas
con miles de palabras muertas.

¿conoces la fragilidad de un poema?

es casi como las alas de una libélula
que puedes ahogarla y partirla en mil pedazos
en un instante
con leves segmentos de silencios
y enjambres mutilados de ausencias.






La Niña y el mar

Todas las mañanas el susurro del mar le llegaba hasta la orilla de la cama y era como una música suave y melodiosa que la despertaba lentamente casi como si la acariciara, provocándole una sonrisa en todo el rostro recién madrugado que le volvían la lozanía a los labios, sus ojos se vestían de un brillo especial que aleteaba ante el reflejo diáfano del sol y lograban iluminar toda la casa a penas ella se levantaba, los abría y daba el primer suspiro de la mañana inundando todo lo que a su paso estaba, las almohadas y las sábanas se sacudían en una danza antigua deseando salir corriendo en bandada por los aires en total alegría, su suspiro fragmentaba las incertidumbres del día las dudas de las horas y las aves entristecidas anidadas en las esquinas salían corriendo a esconderse entre las ramas más lejanas de algún viejo árbol. 

Pero el mar no venía por la ventana de su cuarto, tampoco entraba por la rendija de aquella puerta que silenciosamente la había mirado tantas horas largas, mucho menos salía por debajo de la cama que la había sostenido y velaba su sueño todas las madrugadas mustiamente, no, el murmullo del mar venía desde sus entrañas, pues en la profundidad de su ser yacían las manos de aquel amor que la libertaba, en su interior revoloteaban como mariposas las caricias que ese sentimiento le regalaba sin trampas, sin engaños, sin muros ni calabozos que la aprisionaran, sin miedos que la encadenaran, de su boca las palabras saltaban y hacían fiesta frente a sus ojos, habían dejado de pedir permiso para pronunciarse, ahora decían todo lo que habían callado por tantas medias lunas y al murmullo del mar ella sonreía y se miraba, ya no era la misma de hace algunos desiertos, ya no era aquella que se apagaba con la noche y al amanecer el desvelo la abrazaba empequeñeciéndola hasta el punto de una gota de agua. Era otra, esa que había llevado por dentro acurrucada y que no dejaba saltar de la cama. 

El mar la inunda y entonces se levanta, una danza sensual la posee y da vueltas, vueltas y vueltas entregándose al susurro que el mar desparrama en sus entrañas, nadie la mira sólo el espejo que sonríe frente a su cama, sus manos como alas escriben, escriben y escriben, su cuerpo vuela, sus alas planean listones de colores en el aire que saltan, se deslizan y se entrelazan con las burbujas de rocío que aparecen en la mañana sobre las plantas.
De pronto el leve reflejo que se cuela por la ventana le toca los ojos encegueciéndola, la hace perder el equilibrio en su propia fiesta, un mareo un tropiezo y luego,… ¡se despierta!. 

Ve a su alrededor y el silencio inunda las paredes el techo y la cama, apenas eran las 5 de la mañana, todo era un sueño pues las sábanas revueltas se ven en la cama inertes sin vida, el espejo en su sitio callado perdido en algún punto de la mañana, la puerta tapizada con su propio silencio, cabizbaja, luego un clip a lo lejos le anuncia que en aquel aparato inventado para comunicarse a distancia una imagen le ha llegado. Va, lo toma y busca la tan esperada fotografía de todas las mañanas, esa, la del mar que inunda sus ojos desde hace más de sesenta lunas, sonríe, el lugar se ilumina de nuevo y la niña que yacía jugando a los sueños en su caja regresa a dormir de nuevo con el murmullo del mar en sus entrañas, la fotografía incrustada en su mirada y la fiesta comienza de nuevo como todas las mañanas.











“Yo no lo sé de cierto, pero supongo 
que una mujer y un hombre 
un día se quieren”
  Jaime Sabines 







/Yo no lo sé de cierto
y no supongo que esto sea amor/
pero tu voz logra alejar aquellos enjambres de miedo
que se acumulaban en las esquinas del corazón,
el borde del ojo izquierdo deja su melancolía
y se desliza de alegría hasta el fondo de la sien,
llena mis entrañas de arañas risueñas y marañas de miradas
que se contonean en una danza hábil y seductora
provocando que los girasoles vean al cielo
sin cubrirse la cara

/yo no lo sé de cierto
pero no creo que sea amor/
pero tus manos sobre mi espalda
desnudan los secretos que en mi piel
morían encarcelados
haces explotar mis caderas
que se acomodan sigilosamente en tus veredas
para luego al son del viento
recitar el Cantar de los Cantares
en tu hora de las 6:30
tus labios diestros saben devolverle la humedad a los desiertos
y hacen que los vientos le abran paso al vuelo
de luciérnagas y libélulas
que contentas danza en el reflejo del cielo,
provocan cánticos etéreos y subliminales
de viejos tiempos
cuando los cuerpos se volvían uno solo
al susurro del tiempo

/yo no lo sé de cierto
pero a esto no se le llama amor/
tu cuerpo no me encarcela
por el contrario
me libera de aquel lastre de viejos recuerdos
de la escafandra en donde me refugiaba en silencio
me deja alzar vuelo y surcar los aires
hasta el infinito de mi credo
seca el arsenal de lágrimas que quedaron
de guerras pasadas
de batallas perdidas
y silencios austeros,
me devuelve la fuerza y la valentía con la que luchaba
contra todas las tormentas anidadas en la espalda
con una sonrisa amplia en la mirada,
tu cuerpo se me mete entre las palabras
sin pretenderlo
y me pone a escribir palabras que no estaban
en mi diccionario de versos

tu vida encuentra a la mía
como si ya se conocieran de toda la vida
se acoplan en un solo vuelo
y se van a pasear

/yo no lo sé de cierto
pero a esto no le llaman amor/
tan sólo es una expresión
de lo que provocan dos cuerpos
cuando se juntan en una sola conjugación
y que con el pasar de los años
sigue palpitando en algún rincón del corazón
reconociéndose como si de siempre
hubieran vivido rodeados de amor.





Abogo por el despojo
de ésta casa que somos nosotros,
de esas raíces que se siembran en nuestras entrañas
provocándonos tantas guerras y artimañas
abogo por el desarme del egoísmo
que provoca que nos enfrentemos con arma blanca
mano contra mano,
brazo contra brazo
pueblo contra pueblo

abogo por la desarticulación de todos esas bandas de fantasmas
que en nuestro interior pelean por ganar la batalla
invadiendo el alma
abogo por el desarme total y completo
del egoísmo la vanidad y la hipocresía
navajas que llevamos dentro
y de vez en vez usamos con habilidad de homicida
por el desmantelamiento de esa ambición de abismo
que lleva al suicidio colectivo
y desbarata las más grandes habilidades
que nos han sido otorgadas

abogo por el despojo de la máscara
que carcome nuestra carne y sangre
volviéndonos monstruos inmisericordes
abogo por que un día
amar no sea una utopía ni arma suicida
que no se use para manipular inocencias
ni para trepar escalones
que sea ungüento
salvamento
venda

que un día en las calles abunden
no las mentiras, los robos de ilusiones
los políticos sin alma
los desprecios por pensar en negro
o sentir en blanco
que abunden la sonrisa
el abrazo
la poesía
el arcoíris en la mano del artista

abogo para que nos dobleguemos a tanto veneno
que todos derramamos desde nuestros adentros
con la palabra
con la mano y el alma
con la mirada
con el murmullo
con la mentira y el engaño
y limpiemos las calles
cada uno con su propia herramienta
que lo que nos debería hacer humanos
no sea una llama extinguida
que de nosotros salga
la mejor parte que nos sembró el cielo un día

abogo por la mano extendida
la sonrisa amplia
la mirada honesta
la palabra sincera
respiramos el mismo aire
caminamos en las mismas calles
nuestras lágrimas tienen la misma sal
y el dolor no tiene color, clase ni diferencia
se siente para todos en el corazón

abogo por empezar a crecer hacia dentro
de nuestra alma mente y cuerpo
olvidarnos del afuera
que solamente provoca las más terribles fronteras
consume nuestros más grandes tesoros
y destruye la esencia
que dejemos de ser una marca
una categoría
ni la piel, ni los ojos, ni las manos
ni la sangre valen por una cosa
que compras en la tienda

abogo por el desarme en mí mismo
de todo aquello que me envenene
me vuelva inútil, parásito
y monstruo destructivo
de mi prójimo

abogo por el paraíso
aunque sea en mi absurda utopía.

















Con el tiempo
se van deshojando las esquinas y entre tus ojos y sus ojos
se van perdiendo las miradas, se van borrando las mentiras

con el tiempo
entre las rendijas de lo inevitable y el reflejo tenue y casi temeroso
de un rayo azul se van acurrucando los olvidos y algunas veces, con suerte,
un soplo de viento llega y los enreda con el polvo
y vuelan, vuelan, vuelan hasta un lejano cementerio

con el tiempo
usted y yo nos volvimos desconocidos
reconociéndonos solamente en el nombre de un olvido, espantados de silencios
y vestidos de escamas que con el tiempo se volverán sólo una sombra diluida
en una extraviada mirada

con el tiempo nos volvemos solamente polvo en la memoria, mariposas muertas envasadas en las horas
y
con el tiempo
vos y yo también nos volveremos recuerdo escondido entre sábanas frías
de un solitario invierno, a pesar de ésta llamarada que nos quema hoy
todas las ganas, con el tiempo tu beso que arrebata mi aliento
se volverá una navaja que cortará las pocas horas que ya no tendremos,
se nos quemará la carne entre las caricias explotadas en esas tardes
enloquecidas sin nombre y volveremos a ser recuerdo
de una vieja estación censurada

con el tiempo
la soledad se vuelve carne y regresa a cubrirnos sin espanto,
vos volverás a ser el recuerdo de los 18 y yo la letra escondida en una escafandra que navega por el idioma imposible de un corazón desahuciado

con el tiempo
vuelves a caminar sobre la cuerda fina de las horas
y
todo vuelve a colocarse en el lado más marchito de la razón
sin flores ni caracolas.
con el tiempo.....



DE SILENCIOS Y AUSENCIAS


Uno cree que la muerte no le llega dos veces a los versos,
que la piel que se amó una vez
no pasará por el proceso de putrefacción y desamparo
cuando la ilusión llega al final de su existencia,
uno cree que la muerte no le llega a los besos
a las caricias y a los recuerdos,
que después del desgarro el sangrado y toda la agonía
no vuelve a haber despedida
que no se regresa a morir nuevamente
ya no por asfixia ni ausencia ni silencio
sino por desidia

pero sí,
si le llega
pero es una muerte distinta
indolora
sin opresión
y con ganas de que muera

y poco a poco uno ve cómo se va acomodando
la mortaja de aquellos sentimientos
se van apagando las velas
se empacan uno a uno los días
se olvidan las fechas,
resignadamente y sin dolor se va preparando el sepulcro
se coloca la lápida sin lágrimas ni tapujos,
y así
van pasando ante nuestros ojos
todo lo invertido
lo entregado
lo negado
lo perdido,
uno se pregunta de dónde se nos cegaron los ojos
para tanto engaño
de dónde sacamos tanto amor
sin recibir nada a cambio
de qué manera se navegó en mares tan gélidos
se anduvo en desiertos tan áridos
y se voló por cielos tan nublados

pero la muerte llega tarde o temprano
como a la planta que no se riega
como el fruto que se cae y se desprecia,
se deja de suspirar por todo aquello
que una vez nos daba vida

se vuelve y se respira sin el nudo en la garganta
sin ninguna mala esperanza atada a la pata de la cama
sin insomnios ni delirios
sin malos augurios ni bofetadas
cargadas de silencios,
se doblan los recuerdos esquina con esquina
y se tiran al sepulcro sin remordimiento ni fatiga
se empaquetan los besos, las caricias y miradas
en bolsas de desamparo
para que luego el olvido se haga cargo
se pierdan se oxiden
luego se tiran al viento para que se vuelvan ceniza
y que en un lánguido soplo se disipen
sin huella
sin memoria
sin retorno

se abandona el camposanto
se le cierra la puerta al pasado
se barren las sombras, se despide a los fantasmas
a los sueños se les cancela el contrato

ya no hay miedos
ni ansias
ni ganas

y uno entonces entiende
que el olvido ha llegado
y el desamor por fin se sentó a nuestro lado.


IO ©
silencios y ausencias
Inédito
Ingrid O.
2015

He buscado toda la vida un amor, un amor que sea escalador para que traspase
los muros del miedo y la incertidumbre, un amor bizarro para que no se acobarde ante los vientos fuertes y el desánimo, que no se asuste con las tormentas ni las mareas, un amor que de fuerza y tenga la pasión para que ella lo lleve hasta las últimas consecuencias, dando todo sin escatimar
he buscado toda la vida un amor al que no le importe la anchura de mis caderas más que para recorrerlas, ni mi vientre pronunciado más que para descender por el hasta la esencia
que no se asuste con mis ideas, mi rebeldía y mi forma de pensar, que por el contrario se sienta orgulloso de que ese sea mi lugar
he buscado un amor que le apasione mi presencia, que quiera estar y quedarse no huir por desidia, cobardía o desgano
que no dependa de su descendencia para decidir lo que hará el resto de su vida o deba pedir permisos para respirar, amar o decidir con quién se alzara a la aventura sin riendas
he buscado un amor aventurero que se atreva a dormir a mi lado, robarme besos, asirme por la cintura y no soltarme, codo a codo luchar con un te quiero a diario que pueda vivir sin mi presencia pero que decida que no quiere vivir sin mí a su costado
un amor que ni se atreva a controlarme ni quererme condicionado sino que entienda que soy un igual a su lado ni más, ni menos, que somos dos caminos que van a un mismo lado con sus propias fuerzas cada uno pero juntos conquistamos
un amor que abunde en palabras porque son como caricias para mi alma que no me regale ausencias por pereza o por desaire por el contrario que busque continuamente mi existencia
un amor que sepa que lo silencios sólo son permitidos cuando nuestros ojos se encuentran, pero que después de eso es un crimen guardar silencio cuando de amarnos sea
un amor que no sea negligente con el tiempo, pues éste debe aprovecharse segundo a segundo, no seremos eternos
que no se canse de verme vestida, desnuda con mis arrugas y patas de gallo, sin importar el desgaste al que nos somete el tiempo, pues el amor no se fundamenta en lo efímero sino en habernos reconocido el alma en un beso
un amor que sí me quiera como nunca antes ha amado y que decida que se queda a pesar de todos los miedos
he buscado un amor así toda mi existencia, aún no lo encuentro.




Tomado del libro inédito; 
PIEL ADENTRO

I

Aunque los lobos rodean mis esquinas 
no permito que muerdan la luz de tu mirada reflejada aquí 
en este engañoso olvido que se acuesta al pie de la cama, 
me siento a contemplarte cada vez que un destello se cuela por esa rajadura 
de mi alma
y aunque el frío quema y el fuego intenta incinerar tus huellas 
vivo debatiéndome entre estos climas implacables que me devoran 
a causa de tu ausencia, pero tu recuerdo se plantó fuertemente en mi memoria
hizo casa, cerró puertas y ventanas, construyó corredores 
por donde escabullirse para rodearme en los días grises
para los días oscuros me cuida la poesía y en ella te menciono con cada sílaba 
en los días soleados están tus ojos 
que iluminan y logran refugiarme en la leve sombra que a lo lejos se avista
tus manos siguen aquí revolviendo mis entrañas cuando abro un poco la puerta 
y las dejo arrastrarse hasta mi cama
y aunque tu cuerpo es ese elixir venenoso que me hace morir de sed cada noche,
es tu alma la que me levanta y el deseo ferviente de que seas feliz 
en tu escafandra 

¡ah! amor delirante y perverso 

te has vuelto un leviatán que me mantiene presa y alimentándome 
de los recuerdos, mirando a distancia la esperanza de tu regreso, 
daga que asesina ilusiones por la espalda, pero ha enflaquecido 
y cada vez se va haciendo más lejana 
y el deseo de que me ames es una cuerda en la garganta de los sueños 
que lleva cada día al precipicio cualquier intento
lo más grotesco en todo esto, soy yo; 
yo que sigo construyendo andamios, puentes, pretextos 
para que un día la valentía te caiga desde cielo y descubras que era yo 
la única que va a amarte entre tormentas sequías y desiertos

los lobos siguen rondando mis intenciones infinitas de amarte eterno, 
de amarte silenciosamente hasta que se lleven mi cuerpo

y ésta que soy yo, 
sigue luchando en esta guerra absurda de amarte sin regreso.




De Delirios de una Estopa
por IO

Y así un año más tocó a su puerta
y en la penumbra de las horas
la estopa esperaba
como lluvia tardía
que los ojos de él se abrieran
al final del día,
y lograra ver su sonrisa en espera

o que entre tardes sedientas,
bebiera de sus manos
todos los versos engendrados
con tinta de inviernos pasados,

pero el amor no tocó a la puerta
de la pobre estopa que espera,
pues él vivía ciego de dudas y miedos
y en su corazón se había injertado
un candado de acero

la estopa entonces un día
cerró sus ojos,
dio la vuelta en la esquina
y se entregó a la vida
borrando de su memoria aquel anhelo,
decidida se dejó llevar por el viento
para volar a otros mundos inciertos

pero entre sus hebras
que a veces pintaba de azules intentos,
cargaba aquel dolor ahogado y secreto


de ser despreciada por un sueño.




INSOMNIOS DE UNA CIUDAD
donde algunas veces
tropieza una estopa


Cuentan que entre la calle 21 y 9
de una ciudad ilusoria,
algunas noches resultan insoportables
y hasta queman,
sólo resta conversar con el ejército de grillos
que se desploma en bandada por los oídos,
dicen que algunas veces los silencios enloquecen
y es tanta la ausencia
que no se soportan a sí mismos

la ciudad en cada noche insoportable
se encuentra el lado izquierdo de una cama
tropieza
le mira
y se da vuelta
entonces
permanecen enjambres de sueños desiertos
que rondan entre la 21 y 9
de una ciudad oscura

dicen que al caducar la noche
hasta las sombras tienen miedo
sufren de pena y se esconden,
especialmente si transitan
la calle 21 y 9 de los sueños.


La ciudad colapsa por los cuatro costados
se desbarata desde las esquinas 
a causa de unas cuántas lágrimas 
que una nube triste no logró contener,
en estas fronteras 
también colapsan las letras
los recuerdos se vuelven sombra
y son arrastrados por la corriente
tan inevitable 
como el tiempo

hoy, un círculo se cierra 
en esa ciudad desierta 
por donde más nunca se podrá transitar
con sueños en la espalda

hay que quedarse afuera,
y dejar que la tormenta limpie todo 
lo que pueda.















INÉDITOS 2015 
de IO


Viaje cien años luz de tu recuerdo para intentar mudar de piel, 
pero a cualquier universo que me arroje el infinito de tu ausencia me persigue 
y la inmensidad de mis insomnios te reclaman,
 como me engaño en cada respiro; 
intento dar evidencia de que los nudos en la garganta 
y las noches sin sueño son barricadas para soportar un destierro, 
No


Es la guerra de tu cuerpo, 
es la inmensidad de tu mirada que me vuelve un agujero negro, 
que me regresa a la galaxia donde tú estabas. 
Y ahora vuelvo a mi planeta con tus manos y tus labios en mi memoria de nuevo, en mis desvelos 
construyendo vacíos, 
explotando en suspiros que dictan sentencia eterna; 
no hay remedio 
ni hay olvido,
 sigues siendo ese universo que arde en los sentidos 
y tú tan incólume de este delirio, 
de esta mazmorra de desvelos dónde te vuelves mi carcelero

¿Y tú? 
Ni siquiera me ves reflejado en tu espejo.

© IO
Ingrid Ortez 2015






 

INGRID ORTEZ
POETA Y ESCRITORA HONDUREÑA